Menu
Memoria peak 8990112
Memoria uso  8550856

Dramaturgia: Rafael Spregelburd
Dirección: Cristián Marambio
Elenco: Gonzalo Muñoz-Lerner, Alejandra Oviedo, Guilherme Sepúlveda y Daniela Espinosa
Diseño integral: Eduardo Cerón
Producción: Tamara Ferreira
Prensa: Francisca Babul

Del 8 de mayo al 7 de junio 2015

Viernes y sábado a las 21 horas, domingo a las 20 horas.

Valores: $6.000 entrada general, $4.000 tercera edad y $3.000 estudiantes
PREVENTA: $3.000 (hasta el 1 de mayo)
Boletería del teatro abierta 1 hora antes de cada función

COMPRA EN LINEA

Alternativas de estacionamientos pagados en Bellavista 052
Sala con aire acondicionado
Ciclovía a la puerta

Ver prensa

Auspiciadores

Patrocinadores

 

LÚCIDO

Compartir:   

Del 8 de mayo al 7 de junio 2015

Viernes y sábado a las 21 horas, domingo a las 20 horas.

LA LUCIDEZ DE SPREGELBURD LLEGA AL TEATRO DEL PUENTE

Con la dirección de Cristián Marambio y protagonizada por Gonzalo Muñoz-Lerner, Alejandra Oviedo, Guilherme Sepúlveda y Daniela Espinosa, la obra pone en escena –en clave de comedia- las travesías de Lucrecia, una joven que vuelve tras años de ausencia con el fin de enfrentar a su hermano y recuperar el riñón que le cedió para un trasplante cuando eran niños.
Un relato contemporáneo sobre las relaciones humanas. Así es Lúcido obra del premiado dramaturgo argentino Rafael Spregelburd (1970), autor –entre otras- de Acassuso; La escala humana; Apátrida, doscientos años y unos meses y la exitosa Spam, presentada en la última versión del Festival Santiago a Mil.

En Lúcido nos presenta a una familia disfuncional –como pocas- donde el caos prima sobre el orden: paradójicamente, la lucidez es esporádica y cada negociación deviene en pesadilla. Escrita en clave de comedia, con ribetes de novela policial y un toque justo de melodrama, la obra se centra en el viaje de Lucrecia. Cuando era niña, y para salvar la vida de Lucas, su hermano agonizante, decide donarle uno de sus riñones. Ambos sobreviven, pero el costo es altísimo. Tras años viviendo en otro país decide regresar a casa y exigir de vuelta lo que le pertenece. Teté, la madre, intenta –sin éxito- mediar entre los hermanos. Es allí cuando descubre que durante toda su vida sólo ha intentado evadir la realidad.

“Lo que más me fascina de Lúcido es su estructura”, señala el director Cristián Marambio (Percápita; Orgía; Campo, un drama burgués). “Se trata de una comedia que esconde una gran tragedia. Esto, lejos de generar desazón en el público, intensifica su interés y capacidad de seducción. Lúcido es una obra divertida y terrible a la vez, que encuentra en la mezcla caótica de estas dos texturas su sentido último y más profundo”.

Comentarios ( 2 )
Como llegar, dónde estacionar, qué hacer después
Patrocinador Auspiciadores  Financia
Ilustre Municipalidad de Santiago soporte publicitario Consejo de la Cultura
Memoria peak 9139552
Memoria uso  8779888